FELIZ VERANO

Ya tiene el lazo puesto este curso 2020-2021 tan diferente: Hemos superado un año de burbujas y geles, hemos despedido a los que se van (y echaremos mucho de menos), hemos dado la bienvenida a las familias que vienen y ya tenemos puestos los ojos en el siguiente curso.

Como todos los años, desde el Ampa, no queremos cerrar el año escolar sin daros las gracias a todos y desearos un buen verano en el que descansar para coger fuerzas para el que viene. Este año Ana, coordinadora del comedor, nos ha hecho llegar esta carta dirigida a todas las familias que resume todo lo vivido. Con ella cerramos el curso:

Hola, familias.
Soy Ana, la coordinadora del comedor. Tengo la necesidad de dirigirme a vosotros porque quería contaros que ha sido un curso muy intenso, con mucha rigidez para salvaguardar la salud de todos pero, sobre todo, un curso que me ha llenado porque sentirme otra vez dentro del colegio, oyendo a los niños riendo, viéndoles correr, jugar, recogiendo sus abrazos -que me los he permitido- ha sido lo que me ha insuflado la energía para seguir adelante con más fuerza.
Todos los finales de curso, el ánimo acaba con una evidente alegría viendo las vacaciones encima, abandonando los madrugones, descansando mente, cuerpo, alma, incluso, el oído, sentido que tanto sufre en este trabajo. Esta semana, atípica a otros años, en la que ha habido un desdoble en las despedidas he ido notando cómo me iba desmoronando, sentía tristeza, pena de despedir a mis pequeños cómplices de labor titánica. Hoy, último día, entre música, abrazos, lágrimas y adioses a mis chicos y chicas de 4º a 6º de Primaria me he emocionado de verdad; a muchos no les volveré a ver porque se han graduado y se van al instituto… Llevo con ellos desde Infantil, así que era inevitable soltar las lágrimas.

Después de esta pequeña reflexión, quiero dar las gracias a las familias por su apoyo y comprensión, a las palabras de ánimo en la puerta, pero todo esto tampoco hubiera sido posible sin el equipo que tengo; han remado fuerte y a buen ritmo para llegar a puerto, han hecho que cada día todo aparentara un poquito más de “normalidad”, dentro de la rocambolesca situación que nos ha tocado vivir: grupos burbuja, mascarillas, hidrogel, hidrogel, más hidrogel… Y, sobre todo, la mayor grandeza es que todo este trabajo se ha hecho desde la más absoluta honestidad.
La recompensa ha sido el intercambio de historias, de miradas, de risas y de necesidad de ver felicidad cada día en sus caritas o en sus ojos; la lección diaria de buenos hábitos ante esta nueva situación, sin titubear, sin quejarse, sin cuestionar y sin perder la sonrisa que parecía atravesar la mascarilla.
Lo hemos logrado y me siento orgullosa de haber sumado a la ardua tarea de toda la comunidad del CEIP Padre Poveda por sacar adelante este curso.
 
Keep calm and feliz verano.

Ana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.